portada

portada

martes, 4 de octubre de 2016

Origenes del Karate Do



Las formas de combate y defensa personal son tan antiguas como la especie humana, se cree que el origen del karate proviene directamente de Okinawa, Isla de Japón, dicho arte era llamado Okinawa-te (manos de Okinawa). A su vez, este sistema de defensa personal desciende del antiguo arte  Ch'uan-fa o Kempo, originario de China y este a su vez proveniente de la India.

 
Existe una leyenda china famosa respecto al origen del Kempo: el renombrado monje budista hindú Daruma Taishi también llamado Bodhidharma, quien viajó por tierras de la india hacia china para instruir al monarca de la dinastía Liang sobre las normas del budismo.

Daruma permaneció en china en un monasterio llamado Shaolin Szu y enseñó budismo a los monjes chinos. La tradición relata como la disciplina severa que impuso Daruma y el ritmo que estableció, provocó que todos los monjes se desmayaran uno a uno de agotamiento físico. Con el tiempo los monjes del templo Shaolin adquirieron la reputación de ser los luchadores más formidables de china. En años posteriores el arte que practicaban llegó a ser llamado Shaolin-Szu y formó la base para el actual arte marcial de china.




Alrededor del año 1600 DC. China reemplazó sus enviados civiles a Okinawa con militares, entre los que había muchos notables por sus proezas en Kempo chino. Los Okinawenses tomaron un interés intenso en él y lo combinaron con una forma nativa de combate mano a mano, para producir el Okinawa-té.


Okinawa es la isla principal de la cadena de islas Ryukyu, que se esparcen como escalones hacia el sudoeste, desde Kyushu meridional a Taiwán en el mar oriental de china.




 

Fue cerca del 520 d. de C. cuando Bodhidharma o Daruma Taishi viajó a China, donde enseñó a los monjes del Templo Shaolin en la provincia de Henan. Los monjes no eran capaces de llevar a cabo las prácticas ascetas de su enseñanza, por lo que él comenzó a enseñarles ejercicios basados en el sistema de pelea. Así, Bodhidarma sistematizó los ejercicios diseñados para fortalecer la mente y el cuerpo. Esta serie de ejercicios sirvieron para las diversas artes marciales que surgieron en China

 
A finales del siglo XII, el budismo zen se introdujo a Japón y se volvió la religión de la clase Samurai,como tal,  el budismo zen llegó a influenciar todas las artes marciales de Japón.



Se sabe que en 1372 el rey de Okinawa, Satto, estableció relaciones diplomáticas con el emperador Ming. Parte de este acuerdo implicaba un intercambio de gente experta en artes marciales, por lo que los habitantes de Okinawa refinaron sus métodos de pelea, incorporando estilos extranjeros a sus estilos y necesidades propios.


Un factor importante que hizo que las artes marciales se desarrollaran en Okinawa fue la llegada de gobernantes opresores. Entre 1477 y 1526, Okinawa fue gobernada por el rey Sho Shin, quien prohibió la posesión de armas. En 1690, el clan japonés Satsuma llegó al poder y continuó con la prohibición. Durante este tiempo varias escuelas de pelea se desarrollaron en secreto

El Okinawa-te continuó siendo practicado incluso después de que terminara el gobierno de Satsuma en 1872. La secrecía de este arte marcial terminó en 1902, cuando el Comisionado de Educación Shintaro Ogawa recomendó que fuera incluido en la enseñanza media en Okinawa.



Funakoshi introdujo el Karate en el sistema de escuelas públicas, con la ayuda de Itosu Yasutsune, amigo de Azato. Pronto, el aprendizaje de los kata pasó a ser parte de las actividades de los jóvenes.


En 1906 fue la primera exhibición pública de Funakoshi. En 1913 dio una demostración con 25 hombres que eran algunos de los mejores de ese tiempo. 

Cuando él participaba en estas demostraciones, gustaba de perfeccionar el kata Kanku Dai, el más antiguo kata en karate, y quizá el más representativo. Los japoneses que presenciaban estas demostraciones, contaban lo que veían al resto del Japón. Por primera vez en su historia, Japón podía encontrar en su pequeña posesión de Okinawa algo que no fuera sólo lindas playas o aire puro.




Publicar un comentario